Elisabet Cejudo Velasco. Abogada.

Llevamos años ya escuchando en los medios, y a nuestros conocidos, la existencia de contratos con las entidades bancarias que contienen cláusulas abusivas porque no se firmaron o no se negociaron conociendo previamente el verdadero significado las cláusulas contenidas en dichos contratos.

Juzgados Valladolid

En todos los contratos bancarios, en general, han venido y vienen incorporándose cláusulas abusivas, es decir, toda cláusula contractual no negociada individualmente, predispuesta, cuya incorporación viene impuesta por una sola de las partes, en este caso el banco. que va en contra del principio de buena fe, causa un grave desequilibrio en los derechos y obligaciones de las partes en perjuicio del consumidor. a estas cláusulas la ley las considera nulas de pleno derecho, pero ello no implica la nulidad del contrato.

A continuación daremos unas breves notas de aquellos contratos bancarios más usuales, aunque existen muchos otros, donde los consumidores podemos encontrar este tipo de cláusulas:

  1. CONTRATOS DE PRESTAMOS HIPOTECARIOS. CLAUSULA SUELO.

Las cláusulas incluidas en escrituras de préstamo hipotecario a interés variable mediante las cuales se fija un tipo de interés mínimo aplicable al contrato, han sido abordadas por el Tribunal Supremo en su ya célebre sentencia de 9 de mayo de 2013, reiterada posteriormente, en otra sentencia de 8 de septiembre de 2014. El Tribunal Supremo considera que estas cláusulas son abusivas, y por ello, nulas de pleno derecho, cuando la Entidad de Crédito al establecerlas en un contrato no ha cumplido con el deber de transparencia. Este deber de transparencia implica que el consumidor ha podido comprender de manera real y no meramente formal o gramatical los aspectos básicos del contrato. EN ARAS DE ser concisos decir que LO FUNDAMENTAL ES QUE LA CLAUSULA LIMITATIVA DEL TIPO DE INTERES INCURSA EN LA HIPOTECA ES ABUSIVA SI NO SUPERA EL DOBLE CONTROL DE TRANSPARENCIA: CONTROL DE INCLUSION DOCUMENTAL DE LA CLAUSULA; Y EL CONTROL DE TRANSPARENCIA REAL, ES DECIR EL VERDADERO CONOCIMIENTO Y COMPRENSION POR PARTE DEL CONSUMIDOR DEL REPARTO DE RIESGOS QUE DERIVA DE LA INCLUSION DE UNA CLAUSULA DE ACOTACION MINIMA DEL TIPO DE INTERES. Que el redactado del clausulado sea más o menos comprensible no acredita sin más que se supere el control de transparencia real, es decir, que se haya informado de forma clara y concreta de la existencia de dicha cláusula de limitación y del significado de la misma en cuanto a que por mucho que bajen los tipos de interés, su cuota hipotecaria nunca bajara de un determinado importe al tener clausula suelo; es decir se da apariencia de un préstamo a interés variable cuando en realidad nos encontramos con un préstamos a interés fijo.

Es habitual para enmascarar este tipo de cláusulas que se introduzcan las llamadas clausulas techo en aras de hacer creer que hay una reciprocidad entre las partes o que se haga contratar al prestatario un CAP (es un seguro del tipo de interés, del techo, para que el cliente no pague una determinada cantidad por intereses, pero generalmente incluyen barreras desactivantes que los inutilizan en perjuicio siempre del prestatario).

  1. CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO.

Son aquellas CLÁUSULAS QUE PERMITEN AL BANCO DECLARAR VENCIDO EL PRÉSTAMO ANTES DEL PLAZO PACTADO Y RECLAMAR ANTICIPADAMENTE EL IMPORTE DE TODO LO ADEUDADO cuando se dan determinadas circunstancias, como el impago de alguna de las cuotas u otras distintas.

La sentencia del Tribunal de la Unión Europea, de 14 de marzo de 2013, consideró que para determinar si estas cláusulas son o no abusivas, el Juez nacional deberá valorar los siguientes elementos: a) Si el incumplimiento del consumidor lo es de una obligación esencial en el contrato. b) Que ese incumplimiento sea suficientemente grave atendida la duración y la cuantía del préstamo. c) Si la facultad del empresario para declarar vencido el préstamo constituye una excepción a las normas que rigen en esta materia. d) Si la legislación nacional dota al consumidor de medios adecuados que le permitan poner remedio a los efectos del vencimiento anticipado del préstamo.

El Tribunal Supremo (sentencias de 4 de junio de 2008 y 16 de diciembre de 2009) ha admitido la validez de las cláusulas de vencimiento anticipado siempre que concurra justa causa, entendida como incumplimiento por el consumidor de alguna de sus obligaciones de carácter esencial, pero no cuando se trata de obligaciones de carácter accesorio o incumplimientos irrelevantes.

Así, el citado Tribunal ha considerado abusivas las cláusulas que permiten a la Entidad de Crédito declarar vencido anticipadamente el préstamo en los siguientes supuestos: a) Embargo de la finca hipotecada. b) Prohibición de arrendar la finca hipotecada cuando la cláusula no se circunscribe a los arrendamientos que subsisten a pesar de la ejecución forzosa de la finca (art. 13 LAU). c) Incumplimiento de prestaciones accesorias por el consumidor. d) Imposibilidad de inscribir la hipoteca en el Registro de la Propiedad, cuando la cláusula no especifica si dicha imposibilidad de inscripción es imputable al consumidor o a la Entidad.

En cuanto a las CLÁUSULAS DE VENCIMIENTO ANTICIPADO POR FALTA DE PAGO DE ALGUNA DE LAS CUOTAS DE AMORTIZACIÓN hay que tener en cuenta que desde la entrada en vigor de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, ES NECESARIO EL IMPAGO DE AL MENOS TRES CUOTAS, o un número de cuotas equivalente a tres mensualidades, para que la Entidad de Crédito pueda declarar vencido anticipadamente el préstamo.

  1. CLÁUSULA DE REDONDEO AL ALZA.

 Son cláusulas presentes en préstamos personales o hipotecarios con interés variable, mediante las cuales se establece que el tipo de interés aplicable al consumidor, que es el resultante de sumar al tipo de referencia pactado (por ejemplo, el Euribor) un diferencial determinado, se redondeará siempre al alza para que dé como resultado puntos enteros (1), medios puntos (0,50) o cuartos de punto (0,25). El Tribunal Supremo ha entendido que estas cláusulas de redondeo al alza de los tipos de interés son abusivas, por causar, en detrimento del consumidor, un desequilibrio importante en los derechos y obligaciones que se derivan del contrato.

  1. CLÁUSULA DE COMPENSACIÓN DE SALDOS.

 Se trata de cláusulas que permiten a la Entidad Acreedora aplicar cualquier saldo existente en una cuenta del deudor al pago de cualquier crédito a favor de la Entidad, incluso en el supuesto de que la cuenta tenga varios titulares. Estas cláusulas son consideradas válidas por nuestra doctrina siempre y cuando como toda clausula sea pactada expresamente por las partes con la ADECUADA INFORMACIÓN PREVIA sobre la misma y sus consecuencias, lo cual implica que la cláusula haya sido REDACTADA DE FORMA TRANSPARENTE, CLARA, CONCRETA Y SENCILLA.

  1. PROHIBICIÓN DE TRANSMITIR LA FINCA HIPOTECADA.

 Es abusiva, según el Tribunal Supremo, la cláusula que prohíbe al consumidor transmitir la finca hipotecada o que condiciona de alguna manera la posibilidad de transmitir la finca, como, por ejemplo, condicionando la posibilidad de vender a que el Banco consienta la transmisión de la deuda garantizada por la hipoteca.

  1. RENUNCIA A NOTIFICACIÓN EN CASO DE CESIÓN DEL PRESTAMO.

 Para el Tribunal Supremo este tipo de cláusulas son abusivas al hacer renunciar al consumidor renuncia a ser notificado de la cesión a tercero del contrato de préstamo hipotecario cuando la Ley impone la notificación de la cesión del contrato no cabiendo la prestación de un consentimiento anticipado para una posible cesión de futuro.

  1. INTERESES DE DEMORA EXCESIVOS.

Diversas sentencias dictadas por Audiencias Provinciales han declarado abusivos intereses de demora muy elevados establecidos tanto en préstamos personales como en préstamos hipotecarios. Entre ellas, podemos citar la sentencia de la A.P. de Valladolid, Núm. 16/2015, que ratifica la sentencia de instancia y considera abusivos los intereses de demora del 18% al ser un gravamen excesivo y desproporcionado para el consumidor.

Sobre el posible carácter abusivo de los intereses de demora, el Tribunal Supremo ha establecido recientemente que es ABUSIVO en un préstamo personal no negociado con el consumidor, UN INTERÉS DE DEMORA SUPERIOR EN DOS PUNTOS PORCENTUALES AL INTERÉS REMUNERATORIO PACTADO EN EL CONTRATO.

Para cualquier duda sobre si su contrato bancario, de cualquier índole, contiene cláusulas abusivas lo mejor es que lo revisen nuestros expertos en derecho bancario y te ofrezcan soluciones o mecanismos de defensa frente a los mismo. De cualquier modo, se requiere analizar caso a caso.

15 de noviembre de 2016

Elisabet Cejudo Velasco. Abogada

Valóranos en Google
Si esta información le ha sido útil le agradecemos mucho que nos valore con 5 estrellas en GOOGLE haciendo click en el siguiente botón.
Otros lectores ya lo han hecho y esto es lo que opinan...

Recibe presupuesto sin compromiso

¿En qué podemos ayudarle?

Rellene el formulario o llámenos al +34 983 377 435. Estaremos encantados de atenderle.

Nombre*
Protección de Datos*