Por Javier Alvarez Hernando.
18 de diciembre de 2017

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional han presentado la Guía práctica de compra segura en internet.

Esta Guía práctica recoge los derechos que asisten a los usuarios en los procesos de compra o contratación online, ofreciendo recomendaciones desde diversos enfoques: la privacidad, la seguridad, el consumo y la detección de prácticas delictivas o fraudulentas.

Hemos seleccionado algunos aspectos destacados que todo usuario debe tener en cuenta para realizar compras online con seguridad:

  • Instalar una herramienta antivirus y analizar el dispositivo antes de realizar la transacción para detectar posibles amenazas
  • Utiliza una tarjeta de uso exclusivo para realizar pagos online
  • Nunca enviar dinero en efectivo para completar una compra.
  • Confirmar que el sistema operativo del dispositivo esté actualizado con la última versión, así como todos los programas y aplicaciones instaladas
  • Evitar el uso de ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes públicos o compartidos para realizar compras online
  • No conectar el dispositivo a una red WiFi pública para realizar transacciones en las que hay intercambio de información o para realizar compras online
  • Configurar el router WiFi doméstico adecuadamente.
  • Comprobar la información legal del comercio: Nombre completo de la entidad (persona física, sociedad, fundación, etc.) Número de identificación fiscal (NIF, NIE o CIF); Datos de su inscripción en el registro mercantil; Dirección postal; email; plazo de conservación de datos personales y datos de contacto del Delegado de Protección de Datos (estos dos últimos puntos, se exigen desde el 25/05/2017). No se recomienda utilizar los servicios de un comercio online que no identifiquen debidamente a su responsable.
  • Al acceder a un comercio electrónico es posible que se descarguen en el equipo utilizado diferentes ficheros que recogen y almacenan información sobre nuestra navegación, conocidos como cookies. El responsable de la página está obligado a informar sobre su uso y permitir al visitante o cliente elegir si los acepta o no.
  • Comprobar que la web de la tienda online disponga de un certificado de seguridad. Si lo tiene, el navegador mostrará un icono con forma de candado y la URL empezará por https en lugar de http. Siempre que se proporcione información privada a través de internet (nombre, DNI, tarjeta de crédito, etc.), hay que comprobar que la página web o aplicación móvil envía la información utilizando el protocolo de comunicación seguro https. 
  • Revisar que el certificado digital de la web es válido y corresponde con el sitio en el que realmente se quiere hacer la compra, haciendo clic sobre el icono con forma de candado.
  • Comprobar si la tienda online está adherida a un código de buenas prácticas de comercio electrónico. Uno de los sellos de confianza más conocido en España es Confianza Online.
  • Hay que sospechar de mensajes alarmistas o que llamen la atención del usuario y que suelen tener como finalidad que éste acceda a un enlace o descargue un fichero adjunto de manera inminente.
  • Si se recibe un mensaje de un usuario desconocido o aun siendo conocido, el contenido es sospechoso, hay que ser cautos y no hacer clic en los enlaces que pueda contener.
  • Realizar una revisión periódica de los movimientos de nuestras cuentas a las que tengamos asociadas tarjetas por si vemos algún cargo sospechoso y, en su caso, poder reclamar.
  • Sospechar de tiendas con precios muy por debajo del precio de mercado, o si todos los productos se venden al mismo precio, independientemente del modelo.
  • Descartar la compra si la web anuncia varias formas de pago, pero finalmente sólo acepta tarjeta de crédito.
  • Hay que asegurarse que se descarga la APP oficial, es decir, que no se trata de una suplantación de la legítima. Comprobar cuál es la entidad que figura como desarrollador de la aplicación es una buena práctica, así como la política de privacidad.
  • Siempre es recomendable la doble verificación. En todo caso, se deben generar contraseñas seguras:
    • Debe tener una longitud mínima de ocho caracteres, combinando letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales (símbolos).
    • Nunca se deben utilizar como contraseñas palabras sencillas en cualquier idioma que se puedan encontrar fácilmente en el diccionario.
    • Cuidado con informaciones muy obvias relacionadas con la persona: nombres propios, de mascotas, lugares significativos, fechas de nacimiento o de otros eventos especiales, etc.
    • Evitar contraseñas formadas únicamente a partir de la concatenación de varios elementos. Por ejemplo: “Marco1978” (nombre + fecha de nacimiento).
    • Y por supuesto, no usar ninguna de las siguientes contraseñas, ni similares: 123456, 123456789, qwerty, 12345678, 111111, 1234567890, 1234567, password, 123123, 987654321.

Y si con todo, necesitas un abogado especialista en derecho de consumo o de nuevas tecnologías, no dudes en contactar con nosotros.

Valóranos en Google
Si esta información le ha sido útil le agradecemos mucho que nos valore con 5 estrellas en GOOGLE haciendo click en el siguiente botón.
Otros lectores ya lo han hecho y esto es lo que opinan...

Recibe presupuesto sin compromiso

¿En qué podemos ayudarle?

Rellene el formulario o llámenos al +34 983 377 435. Estaremos encantados de atenderle.

Nombre*
Protección de Datos*